¿Por qué estudiar música?

Una parte muy importante de las diferentes destrezas que poseemos los adultos se desarrollan en los primeros años de vida, siendo la capacidad de comunicarnos mediante el lenguaje propio y exclusiva del ser humano.

Según el lingüista Noam Chomsky, todos nacemos con una capacidad innata para entender cualquiera de los idiomas del mundo, y es nuestro contacto con el mismo el que propicia su desarrollo.

La música, como una forma de lenguaje, es sensible de seguir la misma evolución que el lenguaje hablado en los primeros años de vida, pero además por tratarse de una disciplina artística, es integradora de otra serie de cualidades.

Las experiencias musicales de participación activa son el medio idóneo para promover el desarrollo intelectual, físico, sensorial y afectivo-emocional de niños y adultos, fomentando:

  • la capacidad sensorial y perceptiva
  • la capacidad motriz
  • la adquisición de medios de expresión
  • el desarrollo de la atención
  • la sensibilización emocional
  • el desarrollo de locución y expresión oral
  • el fomento de la creatividad
  • el enriquecimiento de los procesos cognitivos (pensamiento, lenguaje, aprendizaje y memoria)
  • la comunicación y la integración social de la persona
  • el aumento de la autoestima…

Como decía E.T.A. Hoffmann: “la música empieza donde termina el lenguaje”.

   

¿Por qué estudiar música?
Actividades
Cursos
Cursos para adultos